top of page
  • Foto del escritorPablo Petruccelli

El extraño encanto de la avivada


En un país como Argentina donde a prácticamente nadie le interesa el Football Americano, de repente un día miles de personas comentaron, twittearon, se maravillaron con una jugada de ese deporte. El diario deportivo más popular del país se hizo eco, dedicando por primera vez en la historia, un pequeño espacio en su portada de videos. Gente que normalmente escribe sobre otras cosas de repente escribió sobre Football…

¿Qué despertó el repentino interés? ¿La proximidad del Super Bowl? No. ¿El virtuosismo de un pase magistralmente lanzado? No. ¿La elusividad o la fuerza de un corredor que se resiste a ser derribado? No.

Nada de eso. Fue un video de una jugada entre equipos de chicos de 12 años donde un equipo se manda una avivada y engaña al otro para anotar puntos sin resistencia alguna del oponente. Parece que nada nos seduce tanto a los argentinos como una buena “viveza criolla”. (Aclaremos que no estamos solos en eso, el video tuvo más de 15 millones de “vistas”).

Si no viste todavía el video de la famosa jugada, podés verlo acá:


Para clarificar, lo que sucede en la jugada es lo siguiente:

– El mariscal le habla al árbitro reclamando una supuesta falta inexistente por la que debería avanzar 5 yardas.

– El centro le da la pelota al mariscal de un modo totalmente atípico (por su costado) mientras todo el equipo se queda inmóvil para que la defensa no crea que empezó la jugada.

– El mariscal avanza como si la falta hubiera sido cobrada y solo fuera a mover la pelota de lugar 5 yardas (incluso camina como dando pasos midiendo la distancia).

– Al ver que la defensa cayó en el engaño y cree que la pelota no está en juego, sale corriendo y anota.

Dos aclaraciones: a) esto pasó entre chicos pero una jugada así nunca podría suceder en un partido profesional donde al menor movimiento del mariscal al menos 4 monos de 160 kilos le saltan a la yugular. b) Ojo que esta jugada no tuvo NADA de improvisación. Estaba planeado todo. Desde la discusión con el árbitro por la supuesta falta hasta que todo el resto del equipo se quede inmovil… No fue un rapto de “genialidad” repentino.

Haciendo una analogía futbolística, es como si en un tiro libre un que debe patear se queja al árbitro diciendo que la pelota debería ser ubicada más al costado. De repente le tira despacito la pelota a un compañero como para acomodarla donde cree que va y el compañero le pega al arco y anota, con toda la defensa y el arquero convencidos de que aún no empezó la jugada y sin oponer resistencia alguna.

El Football Americano está lleno de jugadas de engaño maravillosas dentro de las reglas. En ellas el engaño consiste en confundir al oponente respecto de la estrategia de la jugada o de quién tiene la pelota a través de complejas “coreografías”. Lo que vuelve a esta jugada una “avivada” es el fingir una falta inexistente e involucrar al árbitro para lograr que la defensa no defienda. Mi periodista de Football favorito, TMQ, incluso dice que la jugada debería haber sido anulada por conducta antideportiva.

¿Por qué será que todo el interés que no logra despertar en la Argentina el virtuosismo atlético o la complejidad estratégica del Football se despierta por una “truchada” como esta?

Entradas Recientes

Ver todo

UBUNTU

bottom of page