top of page
  • Foto del escritorPablo Petruccelli

Enseñanzas cotidianas aplicables a la vida laboral



Lección 1

El esposo decidió ir a la ducha, y su esposa casi terminó de bañarse. Tan pronto como ella salió del baño se escuchó el timbre de la puerta. La esposa con una mano rápidamente se envolvió con la toalla y salió corriendo a la puerta. Después de abrir la puerta ella vio en la entrada a su vecino Steve. Después de ver a la hermosa mujer en esa vestimenta, el vecino no lo pensó mucho y dijo sin vacilar:"Te doy 1000 dólares si te quitas esa toalla". Sin apresurarse a pensar en las consecuencias, la esposa aún así decidió dar un paso atrevido y se quitó la toalla. Steve sonrió descaradamente, y en silencio le dio a la mujer los mil y se fue. La mujer estando aún perpleja se puso de nuevo la toalla y regresó a su habitación. "¿Quién era?" -preguntó el marido curioso. "Parecía Steve",- respondió modestamente la mujer. "Excelente, - exclamó el marido.- ¿Él no te dijo nada sobre los 1000 dólares que me debía?

Enseñanza: Comparta con sus accionistas la información sobre créditos prestados, de otra manera puedes encontrarte con facilidad en una situación desagradable.

Lección 2

Una vez un sacerdote ofreció amablemente a una monja darle un aventón. Ya estando en el coche, la mujer cruzó la pierna una sobre la otra, de modo que el muslo había quedado al desnudo. El sacerdote no pudo evitar esa tentación, y mientras veía fijamente la pierna desnuda apenas escapó de tener un accidente. Después de controlar el auto, el santo padre no se detuvo y puso deliberadamente la mano en la mano de la monja. La novicia le preguntó al sacerdote: "Padre, ¿recuerda el salmo 129?" El sacerdote se sonrojó inmediatamente y en un segundo retiró la mano de la rodilla de la mujer. Después de avanzar unos cuantos kilómetros, el hombre de nuevo regresó a lo suyo y puso la mano un poco más arriba de la rodilla. La monja repitió: "Padre, ¿recuerda el salmo 129?" El sacerdote no tuvo más remedio que quitar la mano y disculparse: "¡Discúlpeme, hermana, la carne el débil, pero el deseo tan fuerte!" Cuando llegaron al monasterio la monja suspiro profundamente y salió del automóvil. Y el sacerdote rápidamente comenzó a hojear su libro en busca del salmo 129. En él decía: "Sigue adelante y busca, más arriba encontrarás la felicidad".

Enseñanza: si no conoces bien tu trabajo, muchas oportunidades para el desarrollo y buenas perspectivas pasarán corriendo justo frente a tus narices.

Lección 3

Un representante de ventas, la secretaria, y el director se fueron a comer juntos. De pronto en su camino se encontraron con un inusual hallazgo - una lámpara antigua. Los trabajadores la frotaron diligentemente, y del maravilloso objeto apareció Jin. Él dijo: "Yo cumpliré un deseo a cada uno de ustedes. Pero recuerden, ¡sólo uno!" La secretaria gritó: "¡Yo primero, yo primero! Quiero estar ahora en las Maldivas con un hombre bien guapo en un yate". Un momento - y la impaciente mujer desapareció. "¡Yo deseo estar justo en este segundo en Bora-Bora, beber cocteles, sonreír con la belleza tropical y no pensar en nada!" - no se pudo resistir el representante de ventas. ¡Pshhhh! Y este empleado desapareció."¡Ahora es tu turno, ordena!" - se dirigió Jin hacia el director. "Quiero que esos dos regresen a la oficina a la hora del almuerzo".

Enseñanza: siempre deja que el jefe pida primero.

Lección 4

Un águila orgullosa estaba posada en un árbol, descansaba y no hacía nada. Un pequeño conejo vio la poderosa ave y amablemente le pidió: "¿Y yo también puedo sentarme como usted y no hacer nada?" "Hmm por supuesto, por qué no", - respondió el águila. El conejo se puso feliz por esta perspectiva, se sentó bajo el árbol y comenzó a descansar. De pronto de la nada apareció un zorro, lo agarró por las orejas y se lo comió en dos bocados.

Eseñanza: para estar sentado sin hacer nada, tienes que estar sentado muy muy alto.

Lección 5

En un hermoso día una pavita estaba conversando con un toro. "Yo sueño con llegar hasta la cima del árbol, - dijo ella suspirando, - pero tengo tan poca fuerza". "¿Por qué no picoteas mi popó- ofreció el toro. - En ella hay muchas sustancias nutritivas que te darán fuerza!" La pava escuchó el consejo y comenzó a comer un poco de la secundina. Para su sorpresa, esto realmente le dio suficiente fuerza para alcanzar la rama más alta del árbol. Al día siguiente, después de comer un poco más, el ave alcanzó la segunda rama. Al final en el quinto día, la pava estaba sentada muy orgullosamente en la cima del árbol. Ahí la desafortunada fue descubierta por el granjero y él le dio un disparo.

Enseñanza: Manipular la mierda puede ayudarte a alcanzar la cima, pero nunca a permanecer ahí.

Lección 6

Una vez en otoño un pequeño pájaro voló hacia el sur para pasar el invierno. En las calles estaba tan frío que él se congeló y cayó directo al suelo justo en medio de un gran campo. Mientras el pobre estaba tendida ahí, una vaca pasó por ahí y le dejó encima un regalito. Cuando estaba recostado con el estiércol de la vaca, el pájaro de pronto se dio cuenta de lo cálido y confortable que era ahí. Sorprendentemente, el estiércol de la vaca la regresó a la vida. El pájaro se alegró tanto que cantó con todas sus fuerzas para expresar su felicidad. Un gato que pasaba por ahí escuchó los cantos fuertes y decidió averiguar lo que estaba pasando. Siguiendo la dirección de la que provenían los sonidos, el gato rápidamente encontró el pájaro, excavó para sacarlo y lo devoró.

Enseñanzas:

1) No todos los que cagan en ti son tus enemigos.

2) No todo el que te saca de la mierda es tu amigo.

3) ¡Cuando te sientas bien y cómodo, mejor mantén la boca cerrada!

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page