top of page
  • Foto del escritorPablo Petruccelli

De quien debemos aprender?



Los bonobos y los chimpancés tienen una diferencia genética con el hombre de apenas el 1,3%.

Ambas especies son aún más similares entre sí: su genoma solo se distingue en un 0,4%. Sin embargo, son muy distintos.

El chimpancé es más agresivo, tiene guerras entre tribus y un fuerte componente territorial. Puede fabricar herramientas que usa para conseguir alimento. Lucha por el poder, los machos se alían para patrullar su territorio e impedir incursiones de grupos enemigos. En estas guerras, los chimpancés se han comportado igual que los ejércitos humanos, violan a las hembras, exterminan a las crías e incluso practican la tortura. Dejan de cooperar cuando escasea la comida.

Los territorios que ocupan los bonobos y los chimpancés en África central están muy próximos, separados solo por el río Congo.

El nombre de bonobo procede del dialecto bantú que significa "ancestros". Los llaman los hippies de la selva, porque han creado una sociedad donde prefieren hacer el amor antes que la guerra. Las hembras son las que gobiernan. Es una de las especies más pacíficas de mamíferos que viven en la tierra. Tienen una forma muy peculiar de mirar a los ojos, nadie resiste su mirada, ellos no pueden sobrevivir sin amor.

El hombre ha imitado al chimpancé, quizá fue al revés. Pero hay una esperanza, aprender del bonobo. Tal vez tengamos que acercarnos a las jaulas y antes de abrir las puertas de par en par, observarlos y mirarlos a los ojos.


Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page