top of page
  • Foto del escritorPablo Petruccelli

100 cosas que NO haré cuando sea un Señor del Mal -Parte IV (Final)



  1. Si el héroe huye y sube al tejado, no le perseguiré para luchar con él e intentar tirarle. Tampoco lucharé con él al borde de un abismo (en el centro de un puente de cuerdas sobre un río de lava).

  2. Si tengo alguna clase de locura temporal y decido dar al héroe la oportunidad de rechazar un trabajo como mi hombre de confianza, tendré suficiente cordura como para esperar a que mi actual hombre de confianza no pueda oírme antes de hacer la oferta.

  3. No les diré a mis Legiones del Terror “¡y él debe ser capturado vivo!” la orden será más bien “y debéis intentar cogerle vivo si es razonablemente practico”.

  4. Si mi “dispositivo del juicio final” tiene “marcha atrás”, tan pronto como sea usado será fundido y con él se hará una edición limitada de monedas conmemorativas.

  5. Si mis tropas mas débiles no consiguen eliminar al héroe, enviaré a mis mejores tropas en lugar de perder el tiempo mandando tropas de poder cada vez mayor mientras él se acerca más y más a mi fortaleza.

  6. Si estoy luchando con el héroe encima de una plataforma móvil, le he desarmado y estoy a punto de matarle y veo que él se tira al suelo, yo me tiraré también al suelo, en lugar de girarme con curiosidad para ver lo que él ha visto.

  7. No dispararé a ninguno de mis enemigos si están quietos delante de el soporte básico de una estructura pesada y peligrosamente desequilibrada.

  8. Si estoy cenando con el héroe, pongo veneno en su copa y me debo ir por cualquier razón, pediré nuevas bebidas en lugar de intentar adivinar si él ha cambiado las copas de sitio.

  9. No tendré prisioneros de un sexo vigilados por guardias del sexo opuesto.

  10. No usaré ningún plan cuyo paso final sea horriblemente complicado como “alinear las 12 piedras de poder en el altar sagrado, entonces activar el medallón en el momento del eclipse total” más bien será del tipo “pulsar el botón”.

  11. Me aseguraré de que mi “dispositivo del día del juicio final” esté adecuadamente preparado y bien apuntado.

  12. Mis contenedores de productos químicos estarán cubiertos cuando no estén siendo usados. Y nunca construiré pasarelas encima de ellos.

  13. Si un grupo de secuaces falla miserablemente en una misión, no les regañaré por su incompetencia para después mandar al mismo grupo a hacer la misma misión.

  14. Después de capturar la Superarma del héroe, no diré a mis tropas que nos dejen solos y tampoco bajaré la guardia porque crea que quien la posea es imparable. Después de todo el héroe la llevaba y yo se la quité, ¿no?

  15. No diseñaré mi Sala de control de tal forma que todas las estaciones de trabajo estén en frente de la puerta.

  16. No ignoraré al mensajero que se tambalea agotado y evidentemente agitado hasta que mi higiene personal o mi pasatiempo haya acabado. Podría ser realmente importante.

  17. Si alguna vez hablo con el héroe por teléfono, no le desafiaré. En vez de eso le diré que su perseverancia me ha hecho darme cuenta de la futilidad de mi maldad y que, si me deja sólo unos meses regresaré al camino de la rectitud (los héroes son tremendamente crédulos en estos asuntos).

  18. Si decido llevar a cabo una doble ejecución del héroe y un subalterno que me ha traicionado, intentaré que el héroe sea el primero en ser ejecutado.

  19. Cuando estén arrestando prisioneros, mis guardias no les permitirán pararse para recoger una baratija de valor puramente sentimental.

  20. Mis calabozos tendrán su propio equipo medico con guardaespaldas. De tal forma que si un prisionero enferma de repente y su compañero le dice al guardia que es una emergencia, el guarda llamará al equipo médico en lugar de abrir la celda para echar un vistazo.

  21. Mis mecanismos de apertura de puertas serán diseñados de tal forma que si vuelan el panel desde fuera la puerta se sellará y si lo vuelan desde dentro se abrirá. No al revés.

  22. Las celdas de mis calabozos no estarán amuebladas con objetos que contengan superficies reflectantes o cualquier cosa que pueda ser desenmarañada.

  23. Si una pareja de jóvenes atractivos entra en mi reino, los vigilaré cuidadosamente. Si encuentro que son felices y se quieren, los ignoraré. Sin embargo, si las circunstancias les han forzado a unirse contra sus voluntades y se pasan todo el tiempo discutiendo entre ellos excepto en los momentos en que están salvándose la vida el uno al otro, momento en el cual hay insinuaciones de tensión sexual, ordenaré inmediatamente su ejecución.

  24. Cualquier fichero de datos de importancia crucial será dividido en bloques de 1,45Mb.

  25. Finalmente para mantener a mis súbditos permanentemente encerrados en un estado de trance descerebrado, les proveeré con acceso gratis e ilimitado a Internet.

Ya podes ser un Señor del Mal exitoso !!!

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page